Posteado por: caminodegloria | enero 8, 2010

EL RESPETO EN LA MUJER..

Desde épocas antiguas se ha mantenido a la mujer en grado inferior que al hombre. Ha sido considerada como una esclava y hasta la fecha, aún no recupera del todo su individualidad.

La mujer posee las mismas facultades que el hombre y debe hacer uso de ellas en las mismas condiciones que el hombre.

La mujer es medio ser. Unidos ambos forman un ser entero, completo y capaz de llenar cumplidamente su misión en la tierra.

Separados e individualmente considerados, vale tanto uno como el otro, existe entera igualdad.

Por groserías de hábitos, el hombre en todas las esferas sociales, se cree con derecho a considerarse superior a la mujer y por este motivo abusa de la circunstancia para hablarla en tono impropio, ofensivo, la más de las veces, a la personalidad de la mujer.

En una palabra no hemos aprendido a respetarla debidamente. A tal extremo llega nuestra falta de respeto, que no miramos ni su edad. Esto es extremadamente perjudicial y de mala educación.

Si amamos la ilustración, la cultura y la moral, estamos obligados a moderar esa mala costumbre de ser irrespetuosos con la mujer.

Los que nos damos el título de socialistas, los que luchamos por la libertad de los oprimidos, esclavos, debemos tomar en cuenta que la mujer tiene una doble esclavitud, de manera que nuestros esfuerzos deben ir también a libertar a la mujer de ese cautiverio.

Respeto a la mujer.

Quién ame el progreso, quién ame la cultura y la moral debe respetar a la mujer. No miremos a la mujer como un objeto conquistable, o como un juguete de nuestras pasiones. Miremos a la mujer, la mitad de nuestra vida, la compañera leal en la desgracia o en el placer.

Respetemos a la mujer.

Si amamos a la mujer como madre, como hermana, como compañera, como hija; si la respetamos con cariño en todas estas condiciones, debemos respetarla también cuando es nuestra amiga.

Si sentimos amor por la mujer, debemos amarla con respeto y cariño leal. Debemos abstenernos de albergar en nuestro ser, sentimientos innobles y caprichosos respecto a la mujer.

La mujer es la mitad de nuestra vida y la mitad de nuestro ser.

Cuando sea nuestra amiga debemos respetarla como si fuera la madre o la hermana, la compañera o la hija.


About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: