Posteado por: caminodegloria | abril 27, 2016

ATRAS QUEDA LO MALO

Atrás queda el pasado con todo lo malo

Atrás queda lo malo… demos paso a lo bueno en nuestras vidas

El pasado es parte de quienes somos, incluso los errores y sufrimientos del pasado lo son. Pero a veces le damos demasiada importancia al pasado y lo convertimos en nuestro eterno presente.

¿Por qué nos aferramos al sufrimiento?
¿Por qué no olvidamos? ¿Por qué nos seguimos comiendo la cabeza por el pasado?

“Hoy es el día perfecto para proponerme cambiar las cosas, pero también es bueno recordar porqué un día me sentí tan mal”.

“Pensé en el amor que se fue y que nunca más regresará, en la esperanza perdida, en esa mirada interminable como queriendo detener el tiempo y regresar atrás”…

Pero atrás no hay nada bueno ni rescatable, atrás sólo hay heridas, olvido, dolor y la indiferencia de la persona que se fue. Y pese a todo, se han formado murallas en el alma de quien no quiere dejar el pasado ir.

Atrás queda el pasado con todo lo malo

¿Por qué seguir aferrándonos al sufrimiento? La vida es demasiado hermosa como para seguir sufriendo por lo pasado. Si nos pasamos el tiempo mirando atrás nos perderemos lo que está delante nuestro.

El amor, la alegría, los deseos de vivir… dejemos definitivamente atrás el dolor y las ganas de no seguir viviendo. De eso créanme, ya hemos tenido suficiente. No tiene sentido querer retomar lo que dejamos atrás. El renunciar es más digno, debemos amarnos a nosotras mismas más, lo suficiente como para no permitir que sigamos encerradas en esos barrotes del pasado.

El pasado ya pasó y nadie ni nada lo podrá cambiar, el presente está delante con muchas puertas abiertas para reír, para amar y ser amadas. Hay lugar para que llegue la persona adecuada a nuestras vidas, hay lugar para esos deseos de ser amadas.

¿Por qué negarnos a ser felices? ¡Basta! ¡Basta de pensamientos que destruyen el alma y los sentimientos! Todo esto sólo provoca que nos convirtamos en nada o en nadie, así que ánimo, hay mucho más por lo cual vivir, conocer y descubrir. Queda mucho por descubrir dentro de cada una de nosotros, mucho más que aún podemos hacer y dar… Dar, sí, dar, esa acción que nos hace más nobles y dignas.

Cuando se cierra una puerta, otra se abre.
Merecemos más

Que cada una de ustedes que leen esto, sepa que es para ustedes. Puede que perdieran la batalla pero no la guerra, sean felices y estén agradecidas por todas las cosas que nos pasa y sucede, pues de toda experiencia se aprende y de todo dolor nace un gran perdón que nos hace mejores personas.
Sonrían, que ello es buena medicina para el alma y cojan su saco de dolor de sufrimiento heridas y todo aquello que no deben seguir cargando y tírenlo por un precipicio tan profundo que nunca más se deje ver el dolor, las lagrimas, el sufrimiento y la soledad. Caminen erguidos con la frente en alto, porque en ese camino Dios les pondrá la persona con un corazón conforme al de ustedes y serán tan felices que nunca más se acordarán de las cosas que vivieron. Todo lo vivido y sufrido será como aguas que pasaron, recuerden lo que les digo y tengan el corazón abierto, para ayudar y dar al que necesita una palabra de aliento, a su debido tiempo Dios se lo devolverá doblemente, quiéranse, valórense y no se dejen vencer.

Pese a mi pasado, seré feliz
Tú no eres cualquier cosa
(nunca lo olvides).

Siempre sacamos lo mejor,
incluso de lo peor que nos ha tocado vivir,
somos criaturas de amor valentía y progreso.

Recuerda:
El sabio nos sabrá valorar,
el necio nos dejará escapar
pero si sabemos amar
siempre ganaremos las batallas.

Por lo tanto, hoy repasa tu vida pero decide ser feliz,
viviendo cada día como si del mejor se tratase.

Donde antes había dolor, ahora ya no lo hay,
pues queda la esperanza, así que mira la vida con amor.

Posteado por: caminodegloria | abril 18, 2016

A PARTIR DEL PROXIMO AMANECER

th2ZFILZXKHoy decidí que a partir de mañana voy a cambiar algunos detalles de mi vida, para que cada día no sea más de lo mismo, sino que sea como un nuevo amanecer, como empezar a vivir de nuevo. Decidí que solo me acordaré del pasado para corregir los errores que cometí y para que me sirva de experiencia.

No todas las personas que amo, me corresponden como me gustaría… ¿Y qué pasa? A partir del próximo amanecer voy a continuar amándolas, sin tratar de cambiarlas. Quizás si fueran como yo quiero, dejarían de ser las personas que amo. Cambiaré yo mi manera de verlas y respetaré su modo de ser.

No pienses que voy a desistir de mis sueños. A partir del próximo amanecer, voy a luchar con más garra para que se cumplan. Pero esta vez será diferente, porque no volveré a responsabilizar a nadie por mi felicidad. ¡¡Voy a ser feliz!! Y mi vida no se detendrá porque lo que deseo no sucede, porque un mensaje no llega, o porque no oigo lo que me gustaría oír.
Voy a ser feliz ahora…
A partir del próximo amanecer, voy a agradecerle a Dios por cada día de mi vida, por darme fuerzas para vivir, a pesar de mis problemas. Y no voy a obsesionarme por los problemas que no conseguí resolver.

Dejaré de sufrir por lo que no tengo, por lo que no oigo o no leo. Por el tiempo que se fue y dejaré de sufrir por anticipado, pensando siempre en lo peor. A partir del próximo amanecer, solo voy a pensar en las cosas buenas que tengo.

Voy a aprovechar el tiempo que esté con mis amigos para sonreír, cantar, para repartir felicidad.
A partir del próximo amanecer voy a ser yo mismo. Nunca más voy a tratar de ser un modelo de perfección. Nunca más voy a sonreír o decir palabras amorosas, cuando no lo sienta o porque creo que los otros quieren oírlas.

«A partir del próximo amanecer… voy a vivir mi vida sin miedo a ser feliz»

Posteado por: caminodegloria | marzo 15, 2016

DE MUJER A MUJER

Alguien siempre va a ser más inteligente.
Su casa será más grande.
Conducirán un mejor auto.
Sus hijos serán mejores en la escuela.
Y sus parejas podrán arreglar mas cosas en la casa.

Así que acéptalo y ámate a ti y a las circunstancias. Piénsalo!!
La mujer más bonita del mundo puede tener el infierno en su corazón.
Y la que tiene el mejor puesto en el trabajo tal vez no puede tener hijos.
La mujer mas rica que conoces -ella tiene el carro, la casa, la ropa- pero
puede estar increíblemente sola.

Así que, ámate. Ama quien eres en este momento.
Di a ti misma “soy demasiado bendecida para estar estresada”.
“Para el mundo tú puedes ser sólo una persona, pero para una persona tú
puedes ser el mundo entero”.

.. y ama el camino que haces hoy… dia con dia, el futuro es hoy,
no te esperes al final para ver lo que hubieras hecho y no hiciste….

 

 

Posteado por: caminodegloria | febrero 18, 2016

DIEZ PASOS PARA MADURAR COMO MUJER

thQE12GU8F

Cuando ya no tengo dudas de mí, cuando paso por la vida segura de mí misma, cuando mis pasos me llevan al lugar que quiero, cuando ya no lloro por pequeñas cosas, cuando mi vida empieza tener sentido, cuando ya no dudo de lo que soy capaz… entonces sé que he madurado.

Es común cuestionarse cuándo es que empezamos a madurar, y no es una cuestión de edad. Se puede ser muy joven y a la vez tener una madurez extraordinaria, también hay personas mayores que nunca maduran, viven la vida como niños y se visten como tales. Personas que hacen de su vida una fiesta, no tienen propósitos. Ni planes de vida. Por eso la madurez no es un estado mental, es una actitud, no es cuestión de edad, es de tener sentido común ante la vida.

Siempre está esa pregunta “¿Soy lo suficientemente madura?”. Quien podría decir nada de tus pensamientos, sólo los conoces tú; pero al hacerte la pregunta ya estás empezando a tomar conciencia de que es la madurez en nuestras vidas. ESTÁS CRECIENDO.

Hay personas muy jóvenes que tienen muchos planes de vida, que saben qué hacer, qué harán y cómo será su vida más adelante. Son personas con propósitos, hacen que su mente empiece a pensar más en los pasos que dan y ya no se siente tan desvalidas, al contrario sienten que tienen el mundo en sus manos porque ya saben donde va.

Hay otros tipos de personas, que por más años que tengan siempre están desconformes, aburridos, no saben qué hacer, no hacen nada por cambiar sus vida ni tratan de darle solución, siempre están a la espera que otras personas lo hagan por ellas.

Podríamos decir que en este campo de la madurez cada persona sabe hasta qué grado lo tiene.

Sabemos que hemos madurado cuando podemos mirar atrás con arrepentimiento, no para lamentarnos sino para corregir los errores del pasado.

¿Cuando reconozco que he madurado?
1.Cuando ya no espero nada de mi pareja, cuando de tanto defraudarme ya no le busco, ya no voy detrás de él y pienso detenidamente que no vale mi desgaste emocional por quien no sabe apreciarme.
2.Me siento madura cuando veo que ya puedo caminar sin muletas, que soy capaz de enfrentar la vida sin miedos porque los he podido superar. Ya no le temo a la vida. Es y será como yo quiero que sea.
3.Maduro cuando a pesar del dolor que me ha causado la muerte de lo más querido, me vuelvo a levantar y ya no lloro, sino que su recuerdo es comparado a un campo de rosas de paz y tranquilidad, cuando su recuerdo me produce sensación de bienestar, porque aunque se que ya nunca más le vuelva a ver, lo tuve en mi vida y lo amé tamo que ese amor durará hasta el último día de mi vida. Acepto su partida y me resigno que la vida es así… nadie lo puede cambiar.
4.Cuando voy de compras y ya no gasto en nada que no sea lo que realmente me gusta, mejor una buena prenda que 10 que dejaré tiradas en mi armario durmiendo por años quizás. Cuando le tomo el valor al dinero, cuando ya no derrocho ni despilfarro sé que voy creciendo como persona.
5.Maduro cuando veo las injusticias, los malos tratos, cuando las mujeres sufren por alguien que no vale la pena y quiero correr y decir que basta que todo eso pasará, que mañana será otro día en el que podrá volver una nueva luz en su camino. Me hacen madurar, y mucho, el sufrimiento ajeno porque me doy cuenta que vivo en una sociedad y debo integrarme.
6.Cuando en mi trabajo ya me pongo en mi nivel y le puedo decir a mi jefa/e que es un abusivo conmigo, que me trata mal, que no es justo que me haga la vida imposible; aun con miedo de perder mi trabajo, pero lo digo con mucha delicadeza porque sé que estoy en una situación delicada y ella vive buscando donde no hay. Ya no le temo a nada.
(Generalmente son las propias mujeres jefas las que nos hacen la vida imposible)
7.Maduro en cada golpe que la vida me da. Maduro si pese a los golpes que recibo, no permito que ello me haga una persona dura y fría, y me convierte en una persona que da amor, que va ayudando a quien lo necesita, dando palabras de aliento a quien se me acerca. No me quedo pegada en ese dolor, salgo adelante y crezco como persona.
8.He madurado cuando he aprendido a no sentirme obligada a ir con mis amigos cuando me invitan a salir, sin temor a que se molesten por ello o a lo que piensen de mí.
9.Cuando digo NO al que me deja y me toma cuando quiere, haciéndome daño. Ya no acepto cosas de segunda mano, ni pedacitos de felicidad. No merezco eso, y mientras más vivo más exigente soy respecto a mis relaciones. Aun con el corazón destrozado digo NO, porque no quiero esa vida para mí, he crecido en mi autoestima.

Me ha costado mucho ser como soy ahora y no quiero volver a ser la de antes.

Voy madurando paso a paso, llorando y riendo, pero a la vez voy aprendiendo que toda la gente somos personas especiales y nadie nos puede cambiar. Pero si en mí está, yo si puedo cambiar, crecer tanto en edad como emocionalmente y aun así seguir sonriendo a la vida, porque vivo con la esperanza de que un día a todas las personas se nos ablandará el corazón y vamos decir.
Soy una persona madura que puede dar y ofrecer amor. Ahora la vida la veo desde otra perspectiva, sólo importa una persona para toda la vida y no diez. La vida es de dos, y no hace falta más.

Habré madurado cuando me levante y sonría mirando la vida con optimismo a pesar de haber llorado toda la noche. Porque envejecer es una obligación y madurar es opcional. Me decido por madurar para poder mirar a mi alrededor y descubrir qué es lo que más me hace feliz. Hoy sólo busco vivir en completa paz y felicidad, para dar a los que me rodean el mismo nivel de afecto.

La madurez es una bella etapa, es cuando más segura te sientes de lo que haces y no necesitas explicarlo, la gente con sólo mirarte ya lo sabe, y sin saber cómo, les inspiras confianza. Siempre habrá personas que se acerquen a ti. Eres como un vaso de agua en pleno desierto. Muchas personas necesitan de ti… ¡Que grande y maravillosa eres!

Posteado por: caminodegloria | enero 29, 2016

UNA MUJER DEBE TENER .

woman-silhouette-3

El valor necesario para alejarse cuando no la aman.

Libertad económica suficiente para irse y rentar un lugar propio, incluso si nunca lo desea o lo necesita.

Una etapa de juventud que dejar atrás con gusto.

Un pasado suficientemente rico en experiencias, como para ser contado al llegar a una edad avanzada.

La certeza de que seguramente llegará a una edad avanzada y tener dinero guardado en el banco, suficiente para no depender de nadie.

Un equipo completo de destornilladores, taladro…. y al menos un brassier negro de encaje.

Un hermoso mueble en casa, que no perteneció a nadie en la familia.

Un e-mail en donde recibir y enviar frases de aliento.

Un juego de vajilla para ocho personas, copas y la receta para una cena que haga espléndidamente a sus invitados.

Una rutina de cuidado de la piel, un plan de ejercicios y un proyecto para enfrentar aquellas facetas de la vida que no mejoran después de los 30.

Un inicio sólido en una carrera que le encanta.

Una relación satisfactoria…

Posteado por: caminodegloria | diciembre 29, 2015

NO TIENES TIEMPO

thA077X971No tienes tiempo? Muy cierto…
Para las personas que dicen que no tienen tiempo de nada o una agenda saturada  Un  experto  asesor  de  empresas  en Gestión del Tiempo quiso sorprender a los asistentes a su conferencia.

Sacó  de  debajo  del escritorio un frasco grande de boca ancha. Lo colocó sobre la mesa,
junto a una bandeja con piedras del tamaño de un puño y preguntó:.

Cuantas piedras piensan que caben en el frasco?
Después de que  los  asistentes  hicieran  sus conjeturas, empezó a meter piedras hasta que llenó el frasco.

Luego preguntó: Esta lleno?
Todo el mundo lo miro y asintió. Entonces sacó de debajo de la mesa un cubo con gravilla. Metió parte de  la gravilla  en el frasco y lo agitó.
Las piedrecillas penetraron  por  los espacios que dejaban las
piedras grandes.
El experto sonrió con ironía y repitió: Esta lleno?
Esta vez los oyentes dudaron:
Tal vez no, Bien!
Y puso en la mesa un cubo con arena que comenzó a volcar en el frasco.
La arena se filtraba en los pequeños recovecos que dejaban las piedras y la grava.

Está lleno? pregunto de nuevo. – No!, exclamaron los asistentes.
Bien, dijo, y cogió una jarra de agua de un litro que comenzó a verter en el frasco. El frasco aun no rebosaba.

Bueno, que hemos demostrado?, preguntó.. Un alumno  respondió:
Que  no  importa lo llena que esté tu agenda, si lo intentas, siempre puedes hacer que quepan más cosas.

¡NO!,concluyó el experto:  Lo que esta lección nos enseña es que si no colocas  las  piedras  grandes primero, nunca podrás colocarlas después.
¿Cuales son las grandes  piedras  en  tu  vida?. Tus hijos, tus amigos, tus sueños, tu salud, la persona  amada?

Posteado por: caminodegloria | diciembre 9, 2015

COMO EVITAR QUE TERCEROS AFECTEN MI RELACION COMO PAREJA .

thQLKW0SKD

 

Muchas personas consideran que la infidelidad es la principal causa de divorcios y separaciones en la mayoría de las parejas, cosa que muy probablemente es cierta. Sin embargo, existe otro tipo de infidelidad  que no tiene que ver con las relaciones extramaritales, sino con la forma en la que se establecen otro tipo de vínculos que perjudican de tal manera a una pareja, que la llevan al fracaso.

Este tipo de relaciones pueden ser múltiples y variadas, es posible que sean con personas, cosas o cualquier tipo de actividades. Como su pasatiempo favorito o incluso su familia de origen.

Algunas recomendaciones que te ayudarán a manejar con sabiduría tu relación de pareja y a prevenir que ésta pueda terminar por culpa de terceros:

La prioridad es tu pareja. Si te has unido a otra persona para formar un núcleo familiar, lo más natural es que le otorgues la importancia que merece y tu pareja haga lo mismo contigo. Puede que tengan hijos y por supuesto que ellos son muy importantes para ambos, pero a la larga, tu pareja será quién llegue a la vejez contigo y es esa la relación que debes cuidar con más ahínco.

No permitas que tu empleo se apodere de tu vida. El trabajo sin duda es muy importante, pero a la larga te pueden despedir de ese empleo o llegará el momento en que te jubiles. Piensa en que quizá con todo ese esfuerzo y entrega laboral puedes estar olvidando a tu pareja, que cansada de estar al último de la fila, puede optar por alejarse de ti.

Dale a tu familia su tiempo y lugar. Muchos matrimonios han acabado debido a la intromisión de suegras y cuñados, o a padres y hermanos con problemas que necesitan apoyo. Por supuesto que hay que ayudar a la familia en lo que sea posible, pero recuerda no pasar de los límites establecidos con tu pareja.

Organiza tu tiempo para que puedas divertirte. Estar en pareja es sinónimo de esclavitud, solo es cuestión de organizarte y hablar con tu pareja cuando vayas a pasar tiempo con tus amigos, momentos que incluso pueden compartir ambos.

No se trata de hacer de la relación conyugal tu única relación afectiva permitida, sino que consiste en darle a tu pareja el lugar que merece por los sacrificios, la entrega y el gusto que te da tenerla en tu vida. Lo justo es corresponder de igual manera.

 

 

 
Posteado por: caminodegloria | noviembre 25, 2015

NO PERMITAS QUE TE AGREDAN VALES MUCHO MUJER

th2VWI5D7O

Posteado por: caminodegloria | noviembre 20, 2015

UNA REFLEXION SOBRE LA MUJER

images

Existe un gran número de reflexiones, versos, palabras, frases, poemas sobre la mujer, ya sea visto por una misma mujer o por un hombre.

Visto con mucho amor u odio. Con pasividad o fiereza. Sigmund Freud trató en vano de entender a la mujer fracasando en su intento.

El decía: La gran pregunta que nunca ha sido contestada y a la cual todavía no he podido responder, a pesar de mis treinta años de investigación del alma femenina, es: ¿qué quiere una mujer?

El hecho es que la mujer es la otra polaridad del hombre y como tal siempre se desenvolverá y verá las cosas desde otros ángulos. Tal como los antiguos taoístas describen el yin y yang, son simplemente polaridades del mundo. Ni el hombre ni la mujer son más, pero, tampoco somos iguales.

La mujer tiene una forma diferente de ver, hacer y sentir. Somos diferentes simplemente. Como la noche y el día. Pero, no como el aceite y el agua, ya que si nos podemos mezclar, complementar y caminar juntos.

Por su parte Nietzsche decía: “La mujer es el reposo del guerrero” .

Y la gran Coco Chanel: “El perfume anuncia la llegada de una mujer y alarga su marcha”, “Una mujer puede darlo todo con una sonrisa y recuperarlo después con una lágrima”.

Honoré de Balzac: “La mujer es la reina del mundo y la esclava de un deseo”.

El poeta Agustín Acosta: “Alma, mujer, inspiradora: rige mi vida entera para siempre”.

Mahatma Gandhi por su parte protestaba: “Llamar a las mujeres el sexo débil es una calumnia; es la injusticia del hombre hacia la mujer”.

La mujer es todo un mundo a descubrir, pero, sin que se logre hacerlo.

Mujer, que hospeda en el vientre otras almas, da a luz y después enceguece, por el resplandor de la belleza de los hijos que engendró.

Que da las alas y enseña a volar pero no quiere ver partir los pájaros, aún sabiendo que no le pertenecen.

Son algunos pensamientos sobre la mujer, que tienen que ver con los hijos y a la vez con reflexiones sobre la mujer.

Definitivamente, que no se nace hombre ni se nace mujer, ambos se van forjando en la lucha de la vida. Sin embargo, el hombre puede ser niño y hasta irresponsable toda su vida, pero la mujer al ser madre deja de ser niña.

La niña llega a ser mujer, llega a realizarse y a madurar como todos los frutos de la naturaleza. El hombre muchas veces puede envejecer y nunca madurar.

Asimismo, la forma de pensar de la mujer es diferente. Las mujeres tienen tendencia a la estabilidad y a la permanencia. El hombre al continuo cambio y a la exploración.

Quizás heredado de los ancestros evolutivos cuando el hombre era un cazador y la mujer permanecía cuidando a los hijos.

Aún existe la subyugación de la mujer en algunos países como rezagos culturales, que deberán desaparecer, pero aún así, las diferencias de polaridades seguirán existiendo.

Las frases de mujer y sus poemas, dichas en todos los tiempos, nos dicen que siempre, ha sido similar. Lo que ha cambiado es la aceptación de uno al otro. Anteriormente, cada cual trataba de dominarse y hasta esclavizarse.

Posteado por: caminodegloria | noviembre 11, 2015

HISTORIA DE AMOR EN LA TERCERA EDAD .

Historia de amor de la tercera edad

Esta es una historia que pasará inadvertida, una historia de tantas en que el amor llegó tarde, pero con las mismas esperanzas e ilusiones para quienes ya no lo esperan. Una historia de amor de la tercera edad, porque ellos también tienen derecho a amar, igual nosotros, algún día podríamos volver a sentirnos con derecho a volver a amar. Nunca es tarde, porque el corazón no tiene edad.

Ella, María Isabel Sánchez, viuda, setenta años, dos hijos y cinco nietos, ama de casa. El, Gerardo Bonard, viudo también, ochenta años, jubilado, una hija, un nieto, y un poco poeta. Dos seres solitarios, para quienes la vida ya no tenía mucho que ofrecerles; solo les quedaba el cariño de sus hijos, de sus nietos y un baúl lleno de recuerdos en su armario. Dos personas de la tercera edad que no tenían tanta importancia para el mundo, solo para sus nostalgias del ayer, para esa juventud que se fue y que únicamente les quedaba recordarlas.

Todos los días iban a la misma plaza, y se sentaban en un doble banco, ella de un lado y él del otro; desde hacía mucho tiempo seguían esa rutina; él todo un caballero cuando llegaba, se sacaba su gorra, la saludaba cortésmente inclinando un poco su cabeza y se sentaba a leer su libro o el periódico. Ella llegaba siempre a la misma hora, a las cuatro de la tarde con su perrito Tintin, contestaba al saludo de su compañero de banco y se sentaba a darle de comer a las palomitas y a respirar el aire puro, el aroma de las flores. Así transcurría la hora, sin hablarse, sin mirarse; luego al caer la tarde ella regresaba, se volvían a saludar gestualmente, sin saber cada uno su nombre y despedían otro atardecer de sus vidas.

Hasta que una tarde, la rutina cambió, María Isabel llegó al parque y tropezó sin querer con un brusco movimiento que hizo el perrito; don Gerardo se levantó para ayudarla y así iniciaron una conversación. Se presentaron, comenzaron a hablar de sus familias, hablaban del tiempo, del presente, del pasado que no compartieron, del futuro que les quedaba por vivir. Su amistad se fue estrechando, la cita en el parque se iba volviendo casi necesaria para cada uno, allí en ese parque, encontraron un motivo para no estar solos, para sentir un afecto que ninguno de los dos se daba cuenta iba naciendo.

Cierta vez Don Gerardo galantemente ofreció una rosa para María diciéndole “una rosa para una dama, que rápidamente se marchitará ante su belleza”; – ¡Ay Don Gerardo, usted sí es loco! – las mejillas de la dama eran como brasas encendidas. –“ Le ruego que me vea más como un poeta que como un loco” – respondió, evocando la frase de un antiguo poeta.

O se sentaban juntos a darle de comer a las aves, una intimidad estaba creciendo a paso lento entre los dos ancianos, con el correr de las tardes, cuando se despedían había cierta melancolía en sus ojos, deseando encontrarse nuevamente. O caminaban por el parque en compañía del perrito; algunas veces el casi poeta le recitaba poesías de Bécquer.

No se hizo esperar mucho tiempo la propuesta de Don Gerardo, cuando una tarde fría que presagiaba el venidero otoño. – Querida mía, cuánto tiempo llevamos paseando por este parque, mi memoria no me ayuda mucho, presiento conocerla de toda la vida, es usted la mujer más hermosa que he conocido, y después de mi difunta esposa no había vuelto a sentir algo como lo que siente mi corazón.

– Don Gerardo , es usted tan caballero, tan galante, realmente aprecio sus palabras, no creo ser merecedora de tanto aprecio.

Tomando su mano el anciano la besó delicadamente, – Es usted merecedora y mucho más, por eso quisiera preguntarle si no es una ofensa para usted. María, mi bella dama, ¿quisiera ser mi esposa?

Ella sintió latir su corazón muy aprisa, ¡cuánto hacía que no escuchaba unas palabras de amor!, ¡cuánto hacía que ya había olvidado las ilusiones de un sentimiento, la caricia de una mano sobre la suya, un beso dulce y delicado! Una tristeza la invadió, todo eso parecía un sueño, pero la realidad de sus vidas la devolvió al presente; eran dos “jóvenes” de la tercera edad, que habían encontrado una vieja ilusión al costado del camino de un parque centenario casi como ellos.

– Don Gerardo, le agradezco, pero no podría, ya estamos muy viejos, ¿qué dirían nuestros hijos, nuestros nietos? Se reirían de nosotros, o les parecería una locura. No, Don Gerardo, es imposible poder soñar con una relación a estas alturas. Nos encontramos demasiado tarde.

– Querida mía, adorada mía, nunca diga eso; además piense por otro lado. Sus hijos, sus nietos tienen su vida hecha; acaso ellos van a consultarle a Usted cuando toman alguna decisión, cuando quieren casarse por ejemplo? Sí, tal vez tenga razón, ya estamos viejos, y por lo mismo, significamos muy poco ahora en la vida de nuestros hijos, poco a poco nos irán dejando de lado, y algún día seremos una molestia, llegará la hora en que decidirán ponernos en un asilo; pero aún a Usted y a mí nos queda un camino, corto o largo no lo sé, que podríamos terminarlo de recorrerlo juntos. No me dé su respuesta ahora. Piénselo. Yo la esperaré, lo que sea necesario.

– Perdóneme – los ojos de María se nublaron de tristeza, se levantó y se fue caminando rapidito sin voltear su rostro para que no la viera llorar – El anciano quedó sumido en una profunda melancolía.

Así pasaron varios días, Don Gerardo iba al parque todas las tardes, con la esperanza de encontrar a su María que no había regresado más. Se sintió tan solo y lamentaba que esa amistad se hubiera quebrado por su propuesta, quizá no debió hablarle de su deseo de compartir su vida con ella. Ahora quizá ella no volvería a hablarle. Se preguntó si no había cometido una estupidez.

Todo el otoño pasó, todo el invierno, el parque quedó solitario, cubierto de escarcha, de nieve, sin el canto de sus pájaros, sin el aroma de sus flores, todo se fue cubriendo de blancas ausencias, que duraría hasta que volviera otra primavera…

Los primeros brotes comenzaron a nacer, los árboles brotaron nuevamente de hojas verdes, en el parque renacía otra vez la floreciente primavera. Los niños llegaban con sus bicicletas, con sus patinetas, las parejas de enamorados a revivir el amor, había llegado la estación del amor, de la alegría, esa estación que nunca desea morir en el corazón de los que aman.

Y con ella volvió el dueño del mismo banco, que quedó desamparado, que seguía esperándolo, Don Gerardo, el anciano con corazón de poeta, que aún esperaba… ese día al llegar, la vio desde lejos, allí como si nunca se hubiese ido, estaba su antigua compañera; como si la hubiera visto el día de ayer, allí estaba sentada en el banco, ese banco gris, que les pertenecía, debajo del frondoso árbol, jugando con el travieso Tintin y dándole también miguitas a las palomitas; entonces su corazón volvió a la vida, volvió a latir, porque allí estaba la dueña de su corazón. Cuando llegó María le extendió su mano que él besó suavemente; no hubo necesidad de decirse nada, en una mirada se lo dijeron todo; en los ojos de su compañera leyó la respuesta que tanto había soñado. Más tarde se alejaron de allí tomados de la mano, por un sendero que bordeaba el lago, por un camino que los llevaría unidos un resto de vida o una eternidad…

Publicado por Maria Jose Acuña Beláustegui en 19:27

Older Posts »

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.